Tag Archives: Guerra del Agua

BEWW está disponible en castellano e italiano

Y así termina todo. Bolivia’s Everyday Water War ya está disponible en castellano e italiano. Cuando empezamos esta aventura eran 15, pero ahora ya han pasado 16 años de lucha y más de un año de duro trabajo periodístico, y nos llena de orgullo anunciar que nuestro pequeño documental web ha llegado a vosotros a través de dos importantes publicaciones comprometidas con nuestra causa: Periodismo Humano y L’Espresso.

Por si no conocíais de qué se trata cada una, os lo explicamos. Periodismo Humano es una revista en línea independiente fundada por el ganador del premio Pulitzer en periodismo, Javier Bauluz, que se centra en dar a conocer las vulneraciones de los derechos humanos en cada rincón del mundo. L’Espresso, por su parte, es la revista italiana de investigación de actualidad más importante desde 1955.

Si todavía no habéis visto nuestro documental, no esperéis más: Jacinto, Marcela y José os guiarán a través de la Guerra del Agua…

Los creadores de Bolivia’s Everyday Water War

 

En agosto decidimos mostraros a Marcela, una de las caras protagonistas de nuestra historia y guía a través del camino de la Guerra del Agua. Pero Bolivia’s Everyday Water War es un trabajo colectivo en el que los sufrimientos, los sacrificios y las victorias de los tres protagonistas se entrelazan con los ideales de más de 20 entrevistados. Nuestro objetivo es plasmar la imagen más completa que podemos, porque alcanzar el derecho humano al agua puede llegar a ser un proceso con muchas aristas.

No obstante, hay caras que no veremos en el documental web: las caras de los hombres que pasaron días bajo el frío manto del altiplano andino y noches de insomnio para unir todas las piezas. Las manos que llevan el carrito. Los autores de Bolivia’s Everyday Water War.

Michele Bertelli (@MikeBertelli), periodista freelance y productor de vídeo. Ha trabajado como colaborador para medios como Al Jazeera, El País, Der Spiegel, Die Zeit, Vice y Repubblica TV. Su interés se alinea con las historias poco convencionales, en la emigración y en el desarrollo económico, y durante los últimos años ha ubicado su forma de expresión entre webdocs y formatos de vídeo. Actualmente vive en Roma, donde produce vídeos para el Parlamento Italiano, pero nunca ha dejado de escuchar la música más ruidosa ni ha guardado su mochila.

Felix Lill (@FelixLill), periodista freelance alemán. Cambió Londres por Kyoto después de las Olimpiadas de 2012, y actualmente su vida se divide entre las ciudades de Berlín y Tokyo, donde escribe para Die Zeit, Die Presse, Der Spiegel, Neue Zürcher Zeitung, Taggespiegel, Zeit Online y otras publicaciones. Su trabajo se centra en la economía, la política y los deportes. Ha recibido el Austrian Sports Journalism Award en 2010, 2011 y 2012.

Javier Sauras (@jsauras) es un periodista nómada y fotógrafo cuyo deambular le ha llevado de Asia a América Latina en los últimos cinco años. Ha escrito sobre Japón, Filipinas, España, China, Reino Unido y Bolivia. Aún sigue en movimiento.

Los protagonistas: Marcela

Hace 15 años, el gobierno boliviano decidió privatizar los sistemas de agua de sus mayores ciudades. En Cochabamba, la población se rebeló para impedir que un consorcio privado internacional controlara sus recursos hídricos. Marcela Olivera estuvo allí.

Os presentamos el primer teaser de Bolivia’s Everyday Water War, en el que seguimos a Marcela, una de nuestros tres protagonistas, en su lucha por el agua.

El tercer mandato de Evo Morales

La Guerra del Agua, en el año 2000, representa el inicio del proceso de cambio que llevó a Evo Morales a convertirse en el primer presidente indígena de Bolivia.

Morales comenzó su carrera política como dirigente sindicalista de los cocaleros. En 1997 se hizo por primera vez con un acta de diputado. Las elecciones de 2002 —las primeras después de las revueltas de Cochabamba—, estuvieron a punto de colocarle en la presidencia del país, donde llegaría tan sólo tres años más tarde.

En octubre de 2014 fue reelegido con mayoría absoluta. El líder indígena, de origen aymara, afronta su tercer mandato con tres grandes retos: convertir a Bolivia en el centro energético de Latinoamérica, renovar completamente el sistema sanitario, y conseguir que la cobertura de agua potable y saneamiento deje de ser un problema para gran parte de sus conciudadanos.

Desde su victoria en 2005, el gobierno de Morales apostó por la creación de un Ministerio del Agua, que ahora también se encarga de Medio Ambiente. En el campo internacional, quizá el mayor logro de Morales haya sido el impulso del Derecho Humano al Agua en la asamblea general de la ONU.

Todavía hay dos millones de personas en Bolivia que no tienen acceso a una fuente de agua potable en sus casas. Más de cuatro millones no disponen de saneamiento básico.

agua, marcelo rojas

La Guerra del agua

Hace 15 años, la ciudad de Cochabamba se levantó contra la privatización de su compañía municipal de agua, SEMAPA.

El gobierno boliviano de Hugo Banzer había firmado un contrato con la multinacional Bechtel, a instancias del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, para conceder el monopolio de todos los recursos hídricos de la ciudad a un consorcio llamado Aguas del Tunari. Dicho conglomerado estaba liderado por Bechtel y participado por la empresa estadounidense Edison, la española Abengoa y las bolivianas Petricevich y Doria Medina. Al poco tiempo de hacerse con la explotación, Aguas del Tunari aumentó considerablemente sus tarifas y amenazó con cortar el suministro a todos aquellos que no pudieran cubrir sus costes. De acuerdo a la Ley 2029, que aseguraba al consorcio privado el control de todos los recursos hídricos, la población cochabambina estaba obligada a pagar por toda el agua que consumiera, independientemente de cómo la hubiera obtenido. La 2029, en teoría, abría las puertas para que Aguas del Tunari cobrara por el agua que la gente obtuviera de sus propios pozos, la que sacara de los arroyos o, incluso, la que consiguiera recoger de la lluvia.

Los habitantes de Cochabamba tomaron las calles durante meses para protestar por la imposición de estas medidas draconianas y contra la venta de sus recursos públicos a empresas extranjeras. El campesinado cocalero, con un joven Evo Morales a la cabeza, la Federación de Regantes, dirigidos por Omar Fernández, y la Central Obrera Boliviana, liderada por Óscar Olivera, se unieron a la lucha de miles de ciudadanos (como Marcelo Rojas “El Banderas”, en la foto) para retomar la compañía municipal de agua. Juntos crearon la Coordinadora para la defensa del Agua y de la Vida que, a la postre, encabezó la oposición a la Ley 2029 y la negociación con el gobierno de Banzer.

La Guerra del Agua se llevó varias vidas y dejó cientos de personas heridas. Los cochabambinos consiguieron expulsar a Aguas del Tunari, recuperaron SEMAPA y encabezaron el primer gran movimiento por la defensa del agua en Latinoamérica.

Hoy, una década y media después, todavía hay muchos barrios de la ciudad con un suministro deficiente y malas condiciones de saneamiento. ¿Acaso Cochabamba ganó la batalla del agua pero perdió la guerra?

Aquí comienza nuestra historia…